Opinión: Historia de una sede en desarrollo

Opinión, Uncategorized

orlando-ibañez-twkOrlando Ibáñez Valdebenito

Subdirector Sede Angol

A 10 años de iniciar sus actividades en Angol el Centro de Formación Técnica Teodoro Wickel, se hace necesario reflexionar sobre los acontecimientos e hitos que han dado forma y carácter a una institución, que se emplaza en el corazón de Malleco y que ha contribuido a formar Técnicos de Nivel Superior reconocidos por su calidad y estrecha vinculación con el sector productivo.

El año 2005 el Centro inicia sus actividades en la ciudad de Angol al alero de la Universidad de La Frontera sede Malleco, inicialmente con 13 estudiantes de la carrera de Industrias Agroalimentarias. Se fueron sumando así nuevas carreras de esta área, las que dieron un sello característico a la sede y lograron reconocimiento en el sector productivo por la calidad de sus egresados.

Con los años esta oferta académica se ha diversificado a las áreas de salud, servicios y social, contando actualmente con ocho programas de formación técnica de alta especialización, creciendo anualmente en matrícula a una tasa promedio de un 20%.

El año 2013 el Centro obtiene la Autonomía Institucional, un impulso al desarrollo que abre nuevas expectativas y constituye un reconocimiento a la labor desarrollada, pero que plantea nuevos desafíos destinados a la consolidación definitiva de la institución por medio de la obtención de la Acreditación. Este hecho no menor es logrado en agosto de 2015 marcando el hito máximo en el desarrollo del CFT, reflejo de un trabajo serio y responsable para aportar al desarrollo de la provincia de Malleco y la región La Araucanía.

El 70% de nuestros estudiantes proviene de sectores que requieren en alguna medida de apoyo económico para financiar sus estudios, por lo cual se ha buscado establecer convenios con diferentes empresas e instituciones que faciliten el acceso de estos jóvenes a la educación superior.

Transformamos la vida de nuestros estudiantes buscando promover una formación técnica de calidad basada en la persona, donde se promueven valores fundamentales como el profesionalismo, trabajo en equipo, pluralismo, calidad y sobre todo una fuerte vinculación con sus raíces locales. En definitiva, buscamos que nuestros titulados marquen una diferencia positiva en sus lugares de trabajo, hecho que solo se logra con una formación responsable y que debe estar en manos de profesionales comprometidos y competentes en sus áreas, factor que enorgullece a nuestro Centro al contar con docentes reconocidos por su experiencia y calidad, impregnados por la mística institucional.

La senda elegida parece ser la correcta, estamos creciendo, tenemos más estudiantes y mejores planes de formación, la institución se fortalece día a día y asume el rol que le compete en la capital de Malleco.

, , ,
Entrada anterior
CFT Teodoro Wickel impulsa campaña de Navidad “Sonrisa para un Niño”
Entrada siguiente
Estudiantes organizaron “I Conversatorio Psicoeducativo” en Temuco

Entradas relacionadas

Menú
X